¿Tienes una avería en un electrodoméstico?
¿Tienes una avería en un electrodoméstico?

Cinco trucos básicos para cuidar tu frigorífico

¿Cuánto vive un refrigerador?

Los estudios dicen que estos electrodomésticos duran entre 10 y 16 años. Lo cual es bastante si tenemos en cuenta que funcionan las 24 horas del día.

cinco trucos básicos para cuidar tu frigorífico
Fuente Imagen

Pero no es recomendable fiarse de las estadísticas: cuanto mejor los cuidemos, más durarán. BBC Mundo te da algunos trucos para sacar el máximo partido a tu nevera.

 

1. Temperatura

Lo primero es tener claro a qué temperatura debemos tener el refrigerador. La ideal es entre los 4 o 5 grados centígrados.

No es recomendable fiarse de la ruedita de dentro: hazte con un termostato y ponlo en el interior del refrigerador.

Si almacenas comida y bebida fría, esto ayudará a absorber el aire caliente que se cuela cada vez que abres la puerta.

No metas alimentos calientes, deja que se enfríen fuera. Así reducirás la cantidad de aire caliente en el interior.

Otro truco útil es dejar espacio entre los alimentos y el aparato de forma que el aire circule bien por todas las paredes.

FP sugiere también “Diez trucos que quizás no conocías del microondas”.

2. Puertas

Un error que comete mucha gente es abrir la puerta de la nevera y dejarla así mientras decide qué va a cocinar.

El Ministerio de Industria de España calculó que esto genera una pérdida de frío en los refrigeradores de hasta el 7%.

Así que primero piensa qué quieres comer y luego abre la nevera. Puede que sea un poco fastidioso, pero te ayudará a mantenerla en buen estado.

Otra cosa a tener en cuenta con las puertas es que su interior debe permanecer limpio. Si el cierre de goma de tu refrigerador no está bien, el aire frío se escapará, lo cual provocará un gasto de energía y hará que el aparato deba “trabajar” más de lo necesario.

cuida tu frigorífico
Fuente Imagen: Frida Puerta vinilo decorativo

Lo primero que tienes que hacer es comprobar que las gomas están limpias de residuos. Es recomendable limpiarlas dos veces al año: puedes hacerlo con un cepillo de dientes y pasta dentífrica. Cuando hayas frotado con pasta las gomas, aclara con un trapo limpio.

3. Ubicación

Para que el condensador se refrigere bien, es recomendable situar el frigorífico a unos 15 centímetros de la pared.

Además, el refrigerador no puede funcionar bien si el condensador está sucio con polvo. Para evitarlo, puedes limpiarlo dos veces al año.

Retira el aparato de la pared, desconecta el refrigerador y pasa la aspiradora. También tienes que asegurarte de que el refrigerador está nivelado. Si no lo está, la puerta no cerrará bien, castigará los motores y provocará condensación en su interior.

4. Interior

Los refrigeradores necesitan tener algo dentro para mantener las temperaturas bajas. Si no sueles llenarlo demasiado, puedes dejar una jarra con agua dentro.

Y si te tomas estas molestias para cuidar tu refrigerador, te interesará saber cómo puedes hacer para mantenerlo limpio.

Lo primero que debes hacer si quieres limpiar tu nevera es desconectarla. No seas vago/a, ya que estás, vacíala por completo. Y aprovecha para echar a la basura o, mejor aún, reciclar todo lo que esté caducado.

Luego retira los cajones y los separadores y lávalos en agua caliente con jabón. Limpia el interior del refrigerador con un producto especial y asegúrate de que no te olvidas de ninguna pared o esquina.

Si prefieres utilizar productos más naturales, puedes usar una mezcla conbicarbonato de sodio y agua tibia o vinagre destilado con agua.

Se pueden añadir unas gotas de limón para eliminar el fuerte olor del vinagre. Si dejas un plato con bicarbonato de sodio en el interior, esto ayudará a absorber cualquier olor fuerte que se resista.

5. Hielo

Si las paredes de tu refrigerador tienen más de medio centímetro de hielo, es hora de que descongeles.

Si no lo haces, estarás obligando al motor a funcionar más y gastarás más energía. Algunas heladeras son “no frost”, es decir, anticongelación. Esto te ahorra descongelar, aunque estos aparatos consumen mucha más energía también.

Ten paciencia: no utilices cuchillos para despegar el hielo de las paredes ya que puedes dañar el aparato.

Fuente:

CONSUMO INTELIGENTE

POR BBC Mundo


nevera-secciones
Fuente Imagen y Texto: Consejos y cuidados Hipertextual

Los frigoríficos modernos de gama alta ofrecen secciones de refrigerado destinadas a diferentes productos para conservar sus propiedades de la mejor forma posible.

A muchos os pillará por sorpresa, pero hay que hacer un pequeño cuidado y revisión del frigorífico de vez en cuando.

  • Retira el polvo y residuos acumulados en las bobinas de la parte posterior. Tendrás que moverlo, pero hazlo cada 6 meses y tu frigorífico enfriará mejor consumiendo menos.
  • Limpia la goma selladora de las puertas. Con la suciedad las gomas dejan de sellar a la perfección, haciendo que el aislamiento térmico no sea tan bueno. Puede llegar puede llegar al punto de que la puerta no cierre correctamente.
  • Cambia el filtro de agua si tu frigorífico tiene dispensador de agua y hace hielo. Aquí has de leer las instrucciones del fabricantes.

 Cada cosa en su lugar…

Un correcto almacenamiento de los alimentos en el frigorífico resultará fundamental para que el electrodoméstico cumpla con su función y los alimentos se mantengan en buen estado el mayor tiempo posible. Aprende cómo organizar tu nevera para sacarle el máximo rendimiento con esta infografía de hogarutil.com:

Cómo organizar la nevera

No todos los alimentos se deterioran con igual rapidez ya que algunos son mucho más perecederos que otros. Para garantizar al máximo su vida útil, es importante saber colocarlos y conservarlos bien en la nevera. Los alimentos pueden separarse en tres grupos:

  • Carnes y pescados. Son los más perecederos. Por esta razón, deben colocarse en la zona más fría de la nevera, que suele ser la que queda por encima del cajón de las verduras. Es el punto más frío (unos 2ºC). Además, colocar estos alimentos en esta zona evita que puedan producirse goteos de sus jugos a otros alimentos.
  • Lácteos y embutidos. Deben colocarse en la parte central del frigorífico porque no necesitan tanto frío. En esta zona se pueden colocar también los alimentos ya cocinados, las sobras, los pasteles y aquellos productos en cuya etiqueta figure “una vez abierto, consérvese en frío”. Las estanterías del medio suelen estar a unos 4ºC-5ºC.
  • Frutas y verduras. Las bajas temperaturas, al contrario que la carne y pescado, pueden deteriorar frutas y verduras. Por este motivo, deben ir en los cajones.

La zona de la puerta de apertura es la parte menos fría, allí se colocan los productos que no precisan temperaturas demasiado bajas, por ejemplo las bebidas, mostaza, salsa de tomate o mantequilla.

Fuente

Las Truquideas de Nuria

Compártelo...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR